Una buena postura: la asignatura pendiente en la vuelta al cole

En clase, las malas posturas de los jóvenes se acentúan y pueden tener consecuencias para su columna. La buena higiene postural o los estudios de la marcha pueden prevenirlas y tratarlas.   

Ya está aquí septiembre y con él, la vuelta a la rutina para adultos y jóvenes. Recuperamos nuestro ritmo de vida y nuestros hábitos cotidianos, aunque algunos no sean para nada beneficiosos para nuestra salud. Hacemos referencia a las malas posturas, algo que es inconsciente para muchos y que se acentúa con la vuelta a la oficina o las clases y que puede tener graves consecuencias para nuestra espalda, pero más aún en los más jóvenes.

Pero si algo bueno tienen los más jóvenes respecto a malos hábitos y costumbres, es que aún están a tiempo de corregirlos, con ayuda de la supervisión de los padres en el caso de niños y siguiendo los consejos de expertos en el caso de adolescentes y jóvenes. El papel de los expertos sigue siendo el más importante ya que no todos los adultos saben qué pueden hacer para mejorar su postura ni la de sus hijos, de hecho, el Colegio de Fisioterapeutas de Madrid ha revelado recientemente que casi la mitad de los padres (madrileños) desconoce los hábitos que sus hijos deben adoptar para prevenir dolores de espalda.

Ante esta situación, expertos en fisioterapia de todo el país y otros expertos en salud de los niños y jóvenes no hacen sino difundir consejos para evitar malas posturas (tanto en clase como en el trayecto a la misma) y prevenir la aparición de todo tipo de trastornos y lesiones en la columna, que según la Unidad de Columna del Hospital Nisa Pardo de Aravaca (Madrid) afectará entorno al 27% de los adolescentes y al 30% de los niños. Los más comunes son:

  • Cargar el peso del material escolar (libros, libretas, etc.) con mochilas a la espalda, eso sí, cuyo peso no exceda nunca el 10-15% del peso del niño o adolescente que la lleva. Las mochilas con ruedas, al contrario de lo que se cree, suponen rotar el tronco si se arrastran, lo que afecta a la columna, por lo que no son recomendadas o, si se han de utilizar, es mejor empujarlas.

En la siguiente infografía, se encuentran más consejos sobre cómo deben llevar los niños la mochila:

articulo-30-imagen-articulo

  • Los problemas no acaban cuando se llega al aula, al contrario, los niños y adolescentes acostumbrarse a dejarse caer y sentarse de cualquier forma, no sólo en las clases sino también en casa mientras estudian, utilizan el ordenador, juegan o miran el móvil. Para corregirla, se debe apoyar la espalda debidamente en el respaldo y evitar apoyar un solo brazo o la cabeza sobre la mesa.

La adecuada higiene postural puede corregir trastornos comunes como la cifosis o la escoliosis, por lo que es vital educar a los más jóvenes en este aspecto, no sólo para evitar dolores de espalda, sino para prevenir lesiones y deformidades que en esta época de crecimiento constante pueden tener consecuencias para toda la vida; artrosis, enfermedades degenerativas, dolores crónicos, etc.

Como en otros aspectos de salud, la prevención es la mejor herramienta. Junto a la importante tarea educativa que, como ya hemos dicho, tienen los padres y los expertos en el ámbito de la higiene postural, existen formas de prevención que van más allá de los cambios de postura al sentarse o el cambio de hábitos al llevar cargas. Hablamos por supuesto de la práctica de ejercicio físico de forma habitual, lo que mejorará el tono muscular, y de la realización de determinadas pruebas de naturaleza preventiva a los más jóvenes, como por ejemplo los estudios biomecánicos o de la marcha. Estos estudios no sólo revelarán posibles anomalías en la forma de caminar de los más jóvenes, sino que podrán corregir a tiempo aquellos malos hábitos o gestos producidos en la pisada que pudieran tener consecuencias en las extremidades y en la columna de niños y adolescentes.

La metodología propia en estudios de la marcha de Ergodinámica, cuenta con el aval de más de 40 años de experiencia, lo que nos permite observar, diagnosticar y tratar todo tipo de dolencias y anomalías en la pisada así como las consecuencias que pudieran derivarse de las mismas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*