Afrontar el retorno a la actividad tras una lesión

Afrontar el retorno a la actividad tras una lesión

Tras una lesión, tan importante como el tratamiento de recuperación es la fase de readaptación física, que permite al paciente reincorporarse a su actividad diaria (doméstica o deportiva) progresivamente, de forma segura y con total normalidad.

La práctica de ejercicio físico, o de cualquier tipo de deporte, parece haberse instalado por fin en la mente de la sociedad como forma efectiva para mejorar la salud e incrementar la calidad de vida. No es noticia, por ejemplo, el reciente interés de la gente por el running (ya sea de forma casual o profesionalmente), tampoco que cada vez hay más personas que se desplazan diariamente en bicicleta o que algunas modalidades como el crossfit o el zumba están arrasando en los gimnasios de nuestro país.

El deporte es salud y es la mejor forma de empezar a cuidarse, pero aunque la práctica del mismo se ha extendido en la sociedad, no lo ha hecho del mismo modo el interés por la prevención de las lesiones que este puede provocar.

Una lesión supone un gran obstáculo en el desarrollo de cualquier tipo de actividad, no solo deportiva sino también en la rutina diaria y laboral. Superarla requiere de tiempo y un tratamiento adecuado, y en ocasiones puede afectar al paciente también a nivel mental (depresión, incertidumbre por cómo será retomar la actividad, inseguridad, etc.). Por ello, la mejor solución es la prevención.

Si bien es cierto que evitar una lesión es una tarea muy complicada, por no decir imposible, sí que se puede minimizar el riesgo de la misma si se atienden los primeros síntomas y se consulta a un fisioterapeuta especializado con tal de determinar las causas y el grado de la afección, así como las posibles consecuencias. De esta forma, podremos adaptar la intensidad de nuestra actividad para evitar empeorar la lesión y tratarla a tiempo.

Si por el contrario no se ha podido localizar y tratar la lesión con la aparición de los primeros síntomas, el fisioterapeuta deberá sentar las bases de un tratamiento, normalmente multidisciplinar.

Aunque el tratamiento permita reducir el dolor y recuperar la movilidad de la zona afectada esto no es sino el principio. Es la fase de readaptación la que prepara al paciente para evitar recaídas o una afección de mayor grado así como su reincorporación a la actividad de forma progresiva.

Para el deportista, la readaptación física supone capacitar al cuerpo, especialmente la zona lesionada, para alcanzar el tono y la intensidad deseados a través de un entrenamiento específico. Pero la readaptación no solo es necesaria en el ámbito del deporte, también es muy positiva para cualquier paciente o lesión y le permitirá volver a desarrollar su actividad (doméstica, laboral, etc.) de forma segura y con total normalidad.

En resumen, una lesión llega incluso a afectar a la cotidianidad del paciente. Es por esto por lo que el tratamiento y la posterior fase de readaptación son fundamentales para la reincorporación del paciente a su habitual pauta de actividad.

En Ergodinámica Clinica diseñamos un protocolo de readaptación física totalmente personalizado. A través del seguimiento y del asesoramiento presencial de nuestros profesionales, conseguimos la completa reintroducción del paciente en su vida diaria y deportiva.

 

Afrontar el retorno a la actividad tras una lesión
Califica este post