¿Practicas deporte en verano? ¡Cuida tu alimentación!

El verano es una época difícil para practicar deporte, por ello adecuar la alimentación y cambiar ciertos hábitos pueden ayudarte a superar las dificultades de esta época sin renunciar a hacer ejercicio.

Llega el verano, las altas temperaturas y, con ello, disminuyen nuestras ganas de hacer deporte. No obstante, hacer ejercicio en verano es tan recomendable -o incluso más- que el resto del año, ya que nuestros hábitos se relajan, tenemos más tiempo para el ocio y, con ello, nos concedemos más caprichos en la dieta que pueden hacernos ganar algo de peso.

Si se toman las precauciones adecuadas y se cambian ciertas rutinas, la práctica deportiva en verano no tiene porque suponer ningún problema.

 

Consejos para practicar deporte en verano

 

  • Utilizar ropa cómoda y holgada, y si es transpirable mucho mejor.
  • Cambiar los entrenamientos a las horas del día más frescas -entre las 07h y las 09h o entre las 19h y las 22h.
  • Hidratarse adecuadamente es importantísimo para disfrutar del deporte en esta época del año. El calor provoca que tu cuerpo sude mucho mas perdiendo electrolitos y agua que hay que recuperar. Hay que beber antes, durante y después de realizar ejercicio físico para mantener un correcto nivel de hidratación en nuestro cuerpo.
  • Protegerse del sol. Aplícate crema solar aproximadamente treinta minutos antes de empezar a hacer deporte y no olvides zonas como la nuca o las orejas.

 

Si esto no te resulta suficiente para moverte este verano, siempre tienes otra opción, cambiar de deporte y pasarte a la natación, un ejercicio completo y que te ayuda a combatir las altas temperaturas.

 

Consejos para cuidar tu alimentación en verano

 

Ya conoces algunos consejos que debes tener en cuenta para practicar deporte en verano, pero las altas temperaturas requieren que cuides también tu alimentación, especialmente si haces ejercicio diariamente. Si quieres mantenerte activo, lo que comas y bebas será tu mejor combustible, pero las exigencias del verano hacen que no todo valga.

Así pues, adapta tu dieta con estos consejos:

  • Lo primero y más importante, si en verano reduces la práctica deportiva, hay que ajustar lo que consumes. A menor gasto calórico, menor debe ser la ingesta de calorías ¡Concédete caprichos, pero no te excedas!
  • El verano es ideal para consumir alimentos de temporada de lo más sanos y deliciosos, especialmente frutas. La sandía y el melón, los reyes de la fruta veraniega, te mantendrán bien hidratado por su alto contenido en agua y además son ricos en potasio y antioxidantes. La pera es muy rica en carbohidratos en forma de azúcares sencillos, por lo que es ideal durante la práctica de ejercicio. Las cerezas aportan antioxidantes, que te ayudarán a recuperar tus músculos tras el ejercicio. Las uvas aportan magnesio y potasio y son ideales para la formación de los músculos -pero por su alto valor calórico se recomiendan para personas que no quieren adelgazar-, y el plátano (que se puede encontrar todo el año) te aportará potasio y magnesio, lo mejor para relajar tus músculos y prevenir las agujetas. Además, puedes tomar fruta en el desayuno, como tentempié, en el desayuno… siempre es buen momento.
  • Si no puedes reducir el consumo de pan, apuesta por el integral, te ayudará a mantener la línea y sus hidratos de carbono significan energía para la práctica deportiva.
  • Apuesta por las proteínas de las carnes blancas -como el pavo y el pollo- y de pescados como el atún, te ayudarán a recuperarte tras el ejercicio y puedes tomarlos calientes y fríos.
  • Las ensaladas son recomendables durante todo el año, pero en verano nos resultan más apetecibles, si quieres variar puedes combinarlas con pastas y legumbres, pero evita las salsas.
  • Por último, no descuides la hidratación. Al hacer deporte y con el calor se pierden líquidos muy rápidamente, por lo que debes beber agua, bebidas isotónicas, té o infusiones sin esperar a tener sed. Evita las bebidas alcohólicas, con mucha cafeína o mucho azúcar. Si quieres saber si estás bien hidratado, comprueba que tu orina sea clara y que no haya demasiada diferencia de peso entre antes y después de la práctica.

 

Con todos estos consejos, ni el sol ni el calor podrán frenarte mientras haces ejercicio, cuidarás tu forma física y tu salud.

En Ergodinámica Clínica, nuestros especialistas en nutrición deportiva te ayudarán a adaptar tu dieta a tus necesidades físicas, modalidad deportiva y otras situaciones fisiológicas.

¿Practicas deporte en verano? ¡Cuida tu alimentación!
Califica este post