depresión post vacacional

¿Depresión Post-vacacional? Pide ayuda a tu psicólogo

La depresión post-vacacional afecta a nuestro estado físico y mental durante esta época, es importante saber cómo superarla y contar con ayuda psicológica si sus síntomas se alargan más de lo previsto.

Ya está aquí septiembre y con él llega, para la mayoría, la dura vuelta a la rutina tras las vacaciones. Esta época supone para todos cierta sensación de tristeza o malestar, tan típicos cuando se pone fin a algo que hemos disfrutado tanto como las vacaciones. Esto no supone nada de qué preocuparse ya que, en unos días, habremos recuperado la costumbre y volveremos a estar preparados para ese intenso ritmo de vida tan común para todos, ahora bien, si esa sensación se alarga más en el tiempo, podríamos estar hablando de algún trastorno más profundo que una ‘simple’ depresión post-vacacional.

Para diferenciar este fenómeno pasajero de una depresión, ansiedad u otros trastornos psicológicos de mayor gravedad, es importante conocer sus síntomas; fatiga, cansancio, sueño, falta de apetito o dificultad de concentración son los más comunes a nivel físico, mientras que la falta de motivación, la irritabilidad, la tristeza, el nerviosismo o la falta de interés lo son a nivel psicológico. A priori podrían parecer síntomas de trastornos depresivos, pero ni sus causas son las mismas ni tampoco su duración, que no debería ser superior a los 15 días.

Por supuesto algunos de estos síntomas pueden derivar en una consulta médica para intentar evitar un cuadro de estrés o ansiedad generalizada, pero es especialmente tras este período de tiempo cuando debemos acudir a un profesional en psicología para que pueda diagnosticar cualquier trastorno y sus causas y ofrecernos un tratamiento adecuado.

Por supuesto, hay numerosos consejos y recomendaciones para evitar esta ‘depresión pasajera’ o para sobrellevarla lo mejor posible:

  • Gestionar el trabajo poco a poco y no intentar resolver todas nuestras tareas pendientes y demás obligaciones de golpe.
  • Realizar actividades de ocio tras nuestra jornada laboral, algo que nos guste y nos ayude a desconectar.
  • Recuperar (o iniciar) una rutina de ejercicios. El deporte nos ayuda a liberar endorfinas, que nos hacen sentir mejor y alejan el riesgo de una depresión.
  • Volver a comer sano e hidratarse adecuadamente
  • Intentar realizar algo que siempre hayamos deseado: aprender idiomas, baile, música, volver a leer, ver más a la familia o los amigos…
  • Regular las horas de sueño. Esto se debe hacer de forma gradual antes de reiniciar nuestra rutina laboral, así volveremos a recuperar nuestros horarios y descansaremos mejor.
  • Ser optimista: Hay que pensar en las cosas buenas que tiene nuestro trabajo, en lo bien que lo hemos pasado durante las vacaciones y que pronto volveremos a tener más.
  • Concederse caprichos: Desde tomar un café con amigos, hasta reservar cita en un spa, cualquier actividad que nos permita arrancar con energía y liberar tensiones y preocupaciones.

Con estos sencillos consejos, una actitud positiva y el soporte de un especialista si es necesario, podrás superar la depresión post-vacacional sin problemas.

En Ergodinámica Clínica nuestro experto equipo psicológico puede ayudarte a ti y a tus seres queridos a afrontar y superar este y otros problemas. No lo pienses más, visítanos y recupera tu autoestima, confianza y bienestar físico y mental.

¿Depresión Post-vacacional? Pide ayuda a tu psicólogo
Califica este post