Fascitis plantar, un obstáculo para el runner

Fascitis plantar, un obstáculo para el runner

La fascitis plantar es una lesión muy común en el running causada por diversos motivos como un calzado inadecuado, la manera de pisar o la forma de pie. La mejor forma de prevenirla es mediante un estudio de la pisada y el uso de plantillas si fuese necesario.

En los últimos años la práctica del running se ha extendido exponencialmente en todo el mundo, tal vez porque es un deporte que puede practicarse en cualquier parte así como por sus numerosos beneficios tanto físicos como psíquicos.

A pesar de su relativa sencillez, el running es un deporte con un gran número de repeticiones y de gran impacto para articulaciones, músculos y tejidos de las extremidades inferiores, especialmente los pies. Por ello es fácil padecer lesiones, generalmente debidas a un mal gesto en la ejecución, una postura inadecuada o a una preparación insuficiente antes de echarse a correr, lo que está siendo muy común en los aficionados al running con el propio auge de esta disciplina.

Entre las dolencias y lesiones más comunes se encuentra la fascitis plantar. Ésta consiste en la inflamación de la fascia plantar, un tejido que va desde el talón hasta debajo de los dedos y que es el responsable, junto a otras estructuras del pie, de mantener el arco plantar, absorber la energía del impacto al caminar o correr y de proteger los metatarsianos.

fascitis

Síntomas

La señal más clara de una fascitis plantar es el dolor agudo en la zona interna del talón. Normalmente este dolor se manifiesta al dar los primeros pasos, tras algunas horas de pie o tras un entrenamiento duro. De hecho, esta afección no es consecuencia de un único traumatismo, sino de microtraumatismos continuados.

En el caso de deportistas, le permitirá realizar la actividad, pero no por ello se deben descuidar los primeros síntomas porque, con el paso del tiempo, la lesión puede llegar a ser muy limitante tanto para la vida deportiva como la cotidiana.

¿Por qué se produce la fascitis plantar?

La inflamación de la fascia plantar suele tener causa en la manera de pisar o también la forma del propio pie. No obstante hay más motivos en los que puede influir desde la edad o el sexo del paciente hasta su grado de obesidad o el calzado utilizado.

Por ejemplo, en población no deportista, la fascitis plantar suele tener más incidencia en mujeres. Concretamente en aquellas que usan tacones de forma habitual ya que esto provoca un acortamiento en la musculatura posterior de la pierna.

Ejercer actividades que provocan estrés en el talón, como lo es todo tipo de carreras, es otra de las causas más habituales de esta lesión.

Prevención y tratamiento

Un buen tratamiento fisioterapéutico y la prescripción de antiinflamatorios por un especialista disminuirán la inflamación en la fase aguda. Pero para prevenir la lesión se recomienda:

  • Calentamiento y estiramientos de la parte posterior de la pierna (gemelos, cuadríceps, aductores) y musculatura plantar.
  • Elección de un calzado adecuado tanto para la actividad deportiva como para la cotidiana.
  • Realizar un estudio de la pisada o de la marcha para valorar si la fascitis plantar tiene origen en la forma de pisar del paciente y, en caso positivo, utilizar plantillas personalizadas que permitan destensar la fascia plantar.

Siguiendo estos consejos, la práctica del running será mucho más segura y beneficiosa.

En Ergodinámica realizamos estudios de la marcha para valorar el comportamiento de las extremidades inferiores y descubrir así las causas de posibles alteraciones. Tratamos dichas alteraciones a través de nuestras plantillas especialmente diseñadas y ayudamos a nuestros pacientes a prevenir lesiones, eliminar dolores y mejorar así su calidad de vida.

Fascitis plantar, un obstáculo para el runner
Califica este post