Prevenir lesiones de espalda asociadas a la práctica de deportes asimétricos

El cuerpo es una estructura simétrica anatómicamente hablando, ya que se divide en dos partes iguales a partir del eje central, así todos tenemos 2 manos, 2 ojos, 2 piernas, 2 pies etc…

Pero aunque el cuerpo humano sea simétrico, desde un punto de vista funcional existe el predominio de un lado sobre el otro.

Tomemos como ejemplo el cerebro, el cual se divide en dos hemisferios, el derecho y el izquierdo. En todas las personas existe un predominio por parte de alguno de ellos, configurando así las habilidades y características personales de cada individuo.

En el caso de las extremidades ocurre algo parecido. Por ejemplo, casi todos tenemos una mano dominante, lo que hoy en día denominamos ser diestro o zurdo. A esto lo denominamos dominancia lateral, y se expresa en la gran mayoría de la gente, a excepción de algunas personas que conocemos como ambidiestras.

Hasta aquí todo bien, pues es algo natural tener un lado que predomine sobre otro. El problema viene cuando empezamos a practicar algún deporte asimétrico.

En la práctica de este tipo de deportes se suele desarrollar mas la musculatura de uno de los lados, normalmente la de nuestro lado predominante, incrementando así la diferencia ya existente entre ambos lados y aumentando la posibilidad de sufrir lesiones o incluso agravando alteraciones de columna ya existentes. Por ello es necesaria la realización de ejercicios específicos que fortalezcan el “lado débil” de nuestro cuerpo y así compensar ese déficit.

¿Cuáles son los deportes asimétricos?

Los deportes asimétricos son aquellos que implican el golpeo o lanzamiento de un objeto mediante un movimiento de rotación de la columna.

Algunos ejemplos de deportes asimétricos son el tenis, el pádel, el fútbol, el golf o el hockey, todos ellos con una gran cantidad de aficionados de todas las edades.

Los aficionados a estos deportes son serios candidatos a sufrir lesiones de espalda o lumbares. Hasta un 84% de estos deportistas han experimentado al menos una lesión lumbar a lo largo de su trayectoria.

¿Cómo podemos evitar lesiones provocadas por la práctica de deportes asimétricos?

La práctica de estos deportes requiere un cuidado especial, sobretodo en los niños que se encuentran en fase de crecimiento. Para un correcto desarrollo, sobretodo de la columna vertebral, es necesario que los niños no solo se dediquen a practicar este deporte, sino que también deben realizar ejercicios de compensación muscular.

El predominio de masa muscular en un lado de la espalda acompañado de alguna otra alteración como puede ser la hiperlaxitud o una diferencia de longitud de piernas, puede llegar a ocasionar una desviación de la columna o actitud escoliótica.

Esto se puede evitar con un desarrollo muscular compensado y un análisis previo de los factores de riesgo individuales, como por ejemplo el estudio biomecánico de la pisada, que nos ayudará a determinar las diferencias de longitud de piernas. En cuanto al desarrollo muscular, una correcta valoración de las simetrías musculares nos permitirá conocer con gran exactitud, tanto a nivel de fuerza como potencia, la diferencia existente entre de cada músculo y así poder planificar un programa de ejercicios específicos que ayude a nivelar este desajuste.

En adultos también es necesaria la realización de este tipo de ejercicios de compensación muscular. A pesar de que la columna vertebral ya se encuentre desarrollada, la repetición de los gestos que implican este tipo de deportes, puede ocasionar graves trastornos a medio y a largo plazo.

En conclusión, el análisis de las alteraciones de cada individuo que puedan suponer factores de riesgo y una adecuada compensación muscular mediante ejercicios específicos nos proporcionará un desarrollo muscular más harmónico, reduciendo el riesgo de lesión y aportando salud y calidad de vida.

Prevenir lesiones de espalda asociadas a la práctica de deportes asimétricos
4.5 (90%) 4 vote[s]