Entrenamiento en altitud

Definimos la hipoxia como la reducción o la falta de oxígeno en órganos, tejidos o células y que causan un estrés.

 

Entrenamiento en altura hipoxia

 

A raíz de los Juegos Olímpicos de México en 1968, a 2240 metros de altitud y donde se pulverizaron muchos records mundiales, se inició la revisión sistemática de los efectos de la altitud en el rendimiento deportivo, y las posibilidades del entrenamiento en hipoxia para mejorar el rendimiento deportivo, tanto en altitud como en alturas normales.

 

Mas adelante, los estudios llevados a cabo en 1997 por Levine y Stray-Gundersen, evidenciaron los cambios fisiológicos de los deportistas y su influencia en el rendimiento deportivo en base a diferentes estrategias de hipoxia, ya fuera viviendo y entrenando en altura, como viviendo en altura y entrenando en altitud normal (live high/train low).

 

¿En qué consiste la hipoxia?

 

En condiciones normales el aire que respiramos tiene una proporción de oxígeno del 21%. Hablamos de hipoxia hipobárica cuando respiramos un aire con menos proporción de oxígeno debido a una disminución de la presión atmosférica (subimos una montaña). En cambio, hablamos de hipoxia normobárica cuando respiramos un aire con menos oxígeno conseguido manera artificial en nuestro propio medio.

 

Para muchos deportistas, bien sea por localización geográfica o por falta de tiempo, la dificultad de acudir un mínimo de tres semanas a altitudes por encima de los 1800-2000m, ha hecho que se impongan las simulaciones de hipoxia de forma artificial, en nuestro medio, respirando un aire con baja concentración de oxígeno, durante un tiempo determinado, sin movernos de nuestro medio.

 

A esto lo llamamos la hipoxia intermitente y la definimos como la exposición a la hipoxia que dura desde unos segundos hasta horas, y que se repite durante diversos días o semanas.

Beneficios que aporta la hipoxia intermitente

 

El principal beneficio de la hipoxia intermitente es la mejora de rendimiento deportivo, tanto a nivel cardiovascular como muscular.

 

Sus beneficios fisiológicos van desde la mejora de la capacidad de resistencia, a la mejora de la potencia, pasando por una mejor tolerancia a los entrenamientos anaeróbicos. Es evidente también que mejora de forma significativa la adaptación de pruebas deportivas en altitud.

 

 

Entrenamiento en hipoxia intermitente

 

Las sesiones se realizan mediante el novedoso sistema de entreno en altura de iAltitude.

 

 

Es necesario programar bien los estímulos de hipoxia intermitente. En base a un test previo, donde medimos la tolerancia de la persona a una hipoxia aguda, planificamos un programa específico para cada deportista.

 

Las primeras sesiones se realizan en reposo, para una correcta adaptación y así poder realizar posteriormente algunas sesiones haciendo ejercicio.

 

El tiempo mínimo es de tres semanas, a tres sesiones por semana. Es importante destacar que los beneficios de respirar aire con menor concentración de oxígeno surgen a partir de la semana de haber finalizado el estímulo hipóxico.

 

hipoxia intermitente

 

Durante las sesiones monitorizamos los datos del paciente en tiempo real y los analizamos para un correcto desarrollo de la sesión y así poder progresar de manera paulatina.

 

La adaptación a este proceso, implica una gran variabilidad de una persona a otra, por lo que desde ERGODINAMICA Clínica, ofrecemos una primera entrevista gratuita, para informar al paciente con todo detalle sobre como se debe planificar el entrenamiento con hipoxia intermitente. Por otro lado nos interesa conocer bien las condiciones de salud del paciente/deportista (Hº Clínica, Análisis de sangre antes y después), para asegurar el éxito y lograr los mejores resultados gracias al entreno específico.

Disponible en

Ergodinámica clínica Barcelona
Ps. de la Bonanova, 88

Contacto

Déjanos tus datos, nos pondremos en contacto contigo para resolver cualquier duda o concertar una cita.