Osteopatía

Osteopatía

La osteopatía es un método de tratamiento de las enfermedades que surge a finales del s. XIX y se basa en los masajes y la manipulación de las articulaciones. Se fundamenta en la teoría de que el cuerpo es capaz de elaborar sus propios remedios contra las enfermedades y acepta el método terapéutico y de diagnóstico de la medicina científica.

 

Busca recuperar el equilibrio corporal perdido, reactivando sus mecanismos de autocuración con diversas técnicas terapéuticas (manipulaciones articulares, técnicas de energía muscular, de movilización, de streching, HVLT, entre muchas otras).

 

El tratamiento depende de una evaluación corporal completa, del tipo de lesión y del paciente. Ningún tratamiento es igual a otro y se debe seguir siempre un enfoque personal único.

 

Es un método de tratamiento que se dedica a trabajar con la globalidad del cuerpo, por lo que es necesario tener en cuenta todas su “partes” a la hora de la recuperación de alguna de nuestras dolencias:

Articular

 

Se ocupa del aparato músculo-esquelético y de la postura.

 

Es efectiva en traumatismos, disfunciones de la columna vertebral, cervicalgías, hernias discales, problemas articulares, artrosis y artritis.

Visceral

 

Se ocupa del tratamiento de órganos y vísceras, mejorando la función de estos. Es efectiva para problemas con el sistema digestivosecuelas de cirugía y de infecciones.

 

Las vísceras forman parte de nuestro cuerpo y como tal debemos darle la importancia que merecen y tratarlas en el caso de que se encuentren en alguna disfunción.

 

La osteopatía visceral se encarga de trabajar eliminando rigidez estructural mejorando la movilidad y motilidadvisceral a la vez que estimula tanto su vascularización como su inervación.

 

Todas nuestras vísceras pueden presentar patrones de dolor referido cuando se encuentran en disfunción, cada una de ellas en diferentes partes de nuestro cuerpo, generando a su vez la existencia de tensiones anómalas fasciales y ligamentosas que generan una mayor rigidez estructural, y como consecuencia de ello la posible aparición de dolor.

Craneal

 

Tratamiento de los problemas relacionados con la estructura ósea del cráneo y la mandíbula, y su influencia sobre el sistema nervioso central y autónomo.

 

Es efectiva para la corrección de problemas posturales, en traumatismos craneales, secuelas de accidente cerebro-vasculares y disfunciones neurológicas (parálisis de Bell, migraña, vértigo).

Craneo-sacra

 

Se basa en el principio de la existencia de una pulsación rítmica sutil que emerge en los tejidos y fluidos del núcleo del cuerpo, que se denomina Impulso Rítmico Craneal.

 

Este impulso puede ser percibido como un movimiento respiratorio sutil en todas las estructuras que componen el sistema craneosacral (encéfalo, médula espinal, liquido cefalorraquídeo, meninges, huesos craneales, pelvis y sacro), y se transmite también a todos los órganos y tejidos corporales.

 

La potencia y calidad con que emerge y se transmite este impulso a todo el organismo determina su estado de salud y vitalidad.

 

El sistema cráneo-sacral envuelve al cerebro y la médula espinal, estos órganos son el centro del ser, sin ellos los sentidos, las emociones y las funciones motoras serían inoperantes. Así que el sistema cráneo-sacral está relacionado con la salud y el bienestar del cuerpo entero.

 

El ritmo del sistema cráneo-sacral se puede sentir y palpar como el ritmo cardio-vascular y respiratorio, pero de manera mucho más sutil. A diferencia de los otros ritmos, el ritmo cráneo-sacral (RCS) se puede evaluar y corregir a través de la palpación.

Ginecológica

 

Aquí podemos englobar aquellos problemas asociados con las menstruaciones, como son las dismenorreas (dolores menstruales), su regulación, amenorrea…

 

Hay ciertos casos de infertilidad que pueden ser tratados desde la osteopatía, como pueden ser un mal posicionamiento uterino, una mala vascularización, cicatrices, estrés, tensiones uterinas…

 

Durante el embarazo es importante el tratamiento osteopático para mejorar posibles dolores y adaptaciones, y ayudar así al momento del parto. Muy importante también el postparto, para ayudar a que su cuerpo vuelva a su situación natural.

 

También podemos incluir problemas como la endometriosis, dispareunia (dolor en las relaciones sexuales), dolores/problemas en el suelo pélvico, incontinencias urinarias, prolapsos uterinos, problemas asociados con la menopausia, cicatrices (cesáreas u otras intervenciones pélvicas).

Obstétrica

 

Su principal objetivo es asegurar el mayor confort de la madre y del feto a lo largo del embarazo, acompañando al cuerpo de la mujer en todos los cambios que sufrirá durante la gestación, intentando conseguir la máxima adaptación de éste y disminuyendo lo máximo posible las molestias que puedan ir surgiendo.

 

¿En qué problemas me puede ayudar?

 

Está indicado para muchas de las dolencias que se suelen presentar durante un embarazo, como pueden ser:

  • Problemas digestivos como náuseas y/o vómitos (sobre todo en el primer trimestre), acidez, ardor, quemazón y malas digestiones, estreñimiento…
  • Problemas esqueléticos como ciáticas, lumbalgias, dolor de espalda…
  • Retención de líquidos con pies y/o piernas hinchadas.
  • Incontinencia de orina sobre todo al final de la gestación
  • Preparar el cuerpo para el momento del parto

 

Éste tratamiento es muy importante durante el último trimestre, y consiste en mejorar la movilidad de los huesos que están directamente implicados en el proceso de parto, insistiendo también en la flexibilidad de ligamentos y músculos de la zona pélvica (sobre todo la musculatura del suelo pélvico).

 

Hay ciertas situaciones en las que el tratamiento de osteopatía no estaría indicado. Esto hace referencia a aquellos embarazos considerados ‘de riesgo’, en los que hayan pérdidas, en los que se deba guardar reposo, o en los que haya una contraindicación médica (un ejemplo de esto sería tener problemas de hipertensión arterial gestacional).

 

Se trabaja con técnicas no agresivas y poco dolorosas para asegurar la comodidad de la madre y el feto.

Pediátrica

 

Cólicos, estreñimiento, diarreas, reflujo gastroesofágico, tortícolis congénito, bronquiolitis, trastornos del sueño, irritabilidad, asma, alergias, hiperactividad… Esta lista es sólo un ejemplo de alteraciones y desequilibrios que habitualmente presentan los bebés y que suele abordar la medicina tradicional.

 

Aplicamos técnicas denominadas de “escucha” e “inducción”. A través de ellas, el terapeuta interpreta (escucha) lo que ocurre en el cuerpo del bebé y qué partes del mismo presentan esas restricciones del tejido, devolviendo (induciendo) de forma casi imperceptible el movimiento y calidad al tejido y eliminando de esa forma las tensiones.

 

¿Cuándo acudir al osteópata?

 

Lo ideal es aplicar el tratamiento durante los 6 primeros meses de vida, que es cuando más efectivas son las técnicas gracias al gran potencial de cambio que presenta el bebé, y cuando mejores y más rápidos resultados se obtienen. No obstante el tratamiento se puede iniciar a cualquier edad, ya que la osteopatía es una terapia aplicada en adultos.

Es importante saber que es un tratamiento totalmente compatible con la medicina convencional y que no sólo es curativo sino también preventivo, es decir que siempre es recomendable acudir en los primeros meses de vida con el fin de detectar esos posibles desajustes que en el 70% pasan desapercibidos.

 

Existen casos en los que es particularmente recomendable acudir a una primera consulta osteopática, entre ellos, embarazos gemelares, cesáreas, partos de nalgas y podálicos, fórceps, ventosas, bebés prematuros… por el alto índice de traumatismos que pueden sufrir los bebés en estas situaciones.

CONTACTO

Déjanos tus datos, nos pondremos en contacto contigo para resolver cualquier duda o concertar una cita.