Psicología deportiva

Psicología deportiva

Psicología deportiva

La psicología deportiva se encarga de estudiar los procesos psicológicos y la conducta de una persona durante la realización de actividad física. Nos permite identificar, comprender y optimizar las condiciones internas (personalidad, habilidades clave) para que contribuyan a una mejora del rendimiento deportivo y a potenciar una buena vivencia del deporte.

 

Para conseguir la excelencia deportiva este servicio contempla la importancia del trabajo con otros profesionales del deporte (médico del deporte, podólogo, nutricionista, fisioterapeuta, readaptador deportivo) que integren la preparación del deportista.

 

Consideramos importante ayudar a las personas a que vivan, no solo libres de la sintomatología psicopatológica o emocional que los ha llevado a la consulta, sino también que puedan vivir su vida desarrollando su potencial para llevar una vida equilibrada y llena de bienestar.

 

Asimismo, creemos que para conseguir el éxito deportivo es necesario incorporar al trabajo con el deportista su entorno deportivo y familiar. En ocasiones en la triada (deportista – familia – técnicos) aparecen divergencias que dificultan la evolución del deportista. Por ello creemos en el trabajo en equipo facilitando orientación y formación a padres y madres de deportistas, así como a técnicos deportivos.

 

El equipo de psicología deportiva de Ergodinámica trabajamos pactando con el deportista objetivos concretos en relación a varias áreas clave en las que podemos intervenir para mejorar su rendimiento:

Autoconocimiento

Es fundamental para el deportista conocer las principales variables de su personalidad, cuales son sus puntos fuertes y los débiles. De este modo, podemos ayudarlo a maximizar aquellos aspectos positivos y favorecer su actitud tanto en el entrenamiento como en la competición que mejoren su rendimiento y, sobre todo, aplicar cambios en aquellos aspectos de la personalidad que puedan suponer una hándicap para el deportista.

 

Atención y concentración

La capacidad de focalizar la atención en determinados momentos de la práctica deportiva es tan importante como la propia técnica y es posible entrenarla. En este sentido, en Ergodinámica utilizamos técnicas de visualización junto con las técnicas más novedosas y científicamente contrastadas como el EMDR, par ayudar al deportista a lograr altos niveles de concentración cuando éste lo necesite.

 

Establecimiento de objetivos

En función de cómo establece sus objetivos un deportista podrá lograrlos o no. Para hacerlo adecuadamente sus retos deben ser realistas, difíciles pero dentro de tus posibilidades. Centrarse en aspectos como el desarrollo de estrategias para conseguir tus objetivos facilitará una buena evolución, evitando tensión y lesiones innecesarias.

El equipo de Egodinámica consta de diferentes especialistas del deporte que unificaran los objetivos del deportista y que harán frente común para establecer una planificación integrada.

 

Motivación

Se trata de otro de los aspectos que hay que trabajar con el deportista, ayudándolo a marcarse objetivos concretos, la capacidad de autoreforzar las mejoras obtenidas y retroalimentar la capacidad de esfuerzo constante sin dejar de disfrutar de lo que hace.

 

Gestión del estrés

A menudo en los entrenamientos las cosas pueden ir bien, pero a medida que se acercan fechas importantes a nivel competitivo, puede ocurrir que la angustia o ansiedad nos jueguen malas pasadas, provocando una disminución significativa del rendimiento. En este sentido, un buen nivel de confianza en uno mismo y de inteligencia emocional (aprender a identificar, entender y controlar las propias emociones y las de los demás) son habilidades que nos ayudarán a marcar la diferencia a la hora de conseguir resultados brillantes.

 

Dentro del apartado de gestión del estrés, podemos utilizar distintas técnicas que ayuden al deportista a una mejor gestión del estrés:

 

  • Biofeedback: Técnica que permite controlar las funciones fisiológicas del organismo. De este modo, posibilita que el deportista pueda tomar conciencia de parámetros como su frecuencia cardiaca, la presión arterial o la conductancia de la piel. Todos ellos escapan a la conciencia y el hecho de aprender a controlarlos nos ayuda en gran medida a tener a raya la ansiedad y el estrés.
  • Neurofeedback: Se fundamenta en las técnicas de biofeedback pero con un enfoque distinto. Se centra en que las personas aprendan a regular su funcionamiento cortical para optimizar así su rendimiento y focalizar la atención de una forma más eficaz.
  • Técnicas de respiración y relajación: Con ellas el deportista puede controlar (aumentar o disminuir) su nivel de activación. Este suele ser el culpable de que el rendimiento en competición disminuya respecto al rendimiento en entrenamientos.
  • Comunicación: El deportista, tanto en deportes individuales como en los que son de equipo, siempre estará rodeado de personas. Las dificultades de comunicación suelen provocar conflictos que se enquistan y éstos pueden tener importantes consecuencias en la motivación, por ejemplo. Cuidar este aspecto es necesario.
  • Autodiálogo positivo: En función de cómo un deportista interioriza lo que le sucede puede aumentar o disminuir su rendimiento. Los pensamientos negativos pueden enturbiar su ejecución y generar un sufrimiento añadido. Aprender a ser resiliente frente a las dificultades comporta ser más optimista y poseer una mayor capacidad para desarrollar estrategias cuando aparecen obstáculos.
  • Gestión de las emociones: En la competición el deportista se enfrenta a circunstancias estresantes de diferente naturaleza que implican a sus emociones. En ocasiones estas pueden acabar perjudicando a las buenas ejecuciones. Aprender a identificarlas, a regularlas y a canalizarlas le ayudará a ser más regular en su rendimiento.

 

Planificación de la competición

Las competiciones comportan muchas variables que pueden alterar el rendimiento del deportista. Planificar todo lo que depende de uno incrementará la confianza, la percepción de control y ayudará al deportista a mantener la concentración en todo momento. Las rutinas deportivas contribuyen en gran medida a establecer un método personal de trabajo exitoso.

 

Intervención en lesiones

Es el momento más crítico al que se puede enfrentar un deportista. Cuando se lesiona, su mundo se para y, al hacerlo, es importante guiar su recuperación y prepararlo para su reincorporación de una forma adecuada. Una buena recuperación activa ayudará a evitar futuras lesiones.

Ergodinámica también cuenta con profesionales especialistas en otras ramas de la psicología así como Psicología clínica, Psicología infantil y Psicooncología

 

Para más información: Instituto de Psicología Espasa

CONTACTO

Déjanos tus datos, nos pondremos en contacto contigo para resolver cualquier duda o concertar una cita.