Psicología deportiva: ¿Es necesaria ayuda psicológica para rendir al máximo?

Psicología deportiva: ¿Es necesaria ayuda psicológica para rendir al máximo?

La psicología deportiva debería ser una especialidad más a tener el cuenta dentro del el entorno de deportistas, tanto profesionales como amateurs que compiten, se marcan objetivos y trabajan muy duro para lograrlos.

El papel que juega la psicología deportiva es muy importante tanto fuera como dentro de la pista, en la preparación de las competiciones como durante el proceso de recuperación.

En el mundo del deporte profesional, el estado físico de los deportistas es lo principal y mas importante para conseguir títulos, romper récords, cumplir objetivos… en definitiva, para ser los mejores. O esa es la visión que muchos de nosotros tenemos al ver a estos profesionales, en perfecto estado de forma física, entrenando continuamente y tratando sus lesiones con los mejores profesionales.

Sin embargo, detrás de todos los logros conseguidos por un deportista, o por todo un equipo, se esconde un motor mucho más importante que sus músculos, su fuerza física, su velocidad o su táctica…  y es su mente.

Esta afirmación puede sorprender en el mundo del deporte, en el que estamos acostumbrados a ver a futbolistas, tenistas, gimnastas, atletas, etc. rindiendo al 100% de sus capacidades y ganarlo absolutamente todo. Y si en algún momento de sus carreras empiezan a “bajar el ritmo” o a no cumplir con sus objetivos, consideramos las lesiones físicas la primera (por no decir la única) causa.

No cabe duda que esta es una causa de peso, pasar por una lesión compleja y un período de recuperación largo, deja tocado a cualquier deportista a nivel mental, por muy bien preparado que esté físicamente. Su frustración va en aumento, su motivación disminuye y empiezan a aparecer miedos, estrés o ansiedad por no poder volver a competir.

¿Cuántas veces, tras un largo proceso de recuperación, el deportista vuelve a competir y no es el mismo que era antes? ¿Y cuántas veces asociamos este cambio sólo a las secuelas físicas de la lesión? Esta es una de las la principales razón por la que cualquier deportista debería contar con un psicólogo entre su equipo, pero espera, que hay más.

Efectos y beneficios de la psicología deportiva

Hay que tener en cuenta que en la mente de todo deportista profesional sólo cabe el éxito, perder no es una opción y lo que a nosotros nos parece un juego, para ellos es una exigencia –tanto personal como de su entorno-. La psicología deportiva es la encargada de desarrollar la estabilidad mental del deportista para alcanzar el éxito (antes y después de una lesión). Para  alcanzar el éxito antes debemos estar preparados para ello,con la suficiente motivación y confianza en nosotros mismos, de lo contrario, será muy difícil que lleguemos a saborear el éxito.

Como ya hemos dicho, el psicólogo/a deportivo juega un papel muy importante en la carrera de un deportista, ya que tiene influencia directa en los siguientes ámbitos:

  • Motivación del deportista: La presión y el nivel de exigencia del que hablábamos antes, provoca que cualquier deportista pase, en algún momento de su vida, por altibajos. La labor del psicólogo es minimizar la duración de estas fases, hacerle consciente de sus limitaciones y enseñarle a derribar los obstáculos mentales que le hacen creer que no puede superarlas, o bien enseñarle a convivir con ellas y potenciar otras cualidades.
  • Gestión de crisis y control del estrés: Como cualquier otra persona, el deportista debe compatibilizar su vida profesional con la personal. El psicólogo puede contribuir a que su estilo de vida sea el menos estresante posible, la presión del ámbito personal y profesional se reduzcan y pueda hacer frente a los problemas con serenidad y alcanzar sus objetivos.
  • Preparación de partidos o competiciones: Para ganar no basta con desearlo, pero para perder sólo hace falta creer que vas a hacerlo. Mediante técnicas de relajación, pensamientos positivos y mucho sentido común, un psicólogo deportivo debe hacer ver al deportista que perder no es ninguna tragedia. Debe ayudarle a sentirse cómodo y relajado ante miles de espectadores y ante la presión de los rivales, los jueces y las suyas personales. Ayudarle a conciliar el sueño la noche antes del “gran día” y aplicar muchas dosis de humor son otras de las armas del psicólogo deportivo.
  • Cohesión grupal: Los deportes más famosos y más seguidos por el gran público suelen ser deportes de equipo. El psicólogo tiene un papel relevante no sólo para conseguir que un miembro con problemas acabe integrándose en el equipo, sino a que entre todos sus miembros exista una compresión y una compenetración únicas.
  • Conexión con aficionados: Precisamente los aficionados de un equipo o un individuo, son uno de los pilares básicos del éxito o el fracaso, de la motivación o la presión de un deportista. Un psicólogo deportivo debería ser el canal entre el deportista y su afición, transmitiéndole al primero todo lo bueno que sus seguidores dicen de él y todo su aliento.

 

Además de en el ámbito profesional, el psicólogo deportivo tiene mucho que aportar a aquellos que practican deporte sólo por diversión o por sentirse bien física y mentalmente. Nadie que hace algo por placer debería pasarlo mal, por ello también es muy recomendable acudir a este tipo de  profesional para que nos ayude a superar nuestros miedos, vencernos a nosotros mismos y aceptar de forma más positiva los pequeños obstáculos que la práctica deportiva pueda tener en nuestras vidas: lesiones, dolor o frustraciones.

 

El deporte debe ser salud, tanto física como mentalmente. Si necesitas soporte para recuperarte de una lesión, ayuda para vencer tus miedos y un impulso para alcanzar tus metas -tanto deportivas como personales-, no lo pienses más. En Ergodinámica Clínica nuestro equipo de profesionales en psicología y psicología del deporte puede ayudarte.

Psicología deportiva: ¿Es necesaria ayuda psicológica para rendir al máximo?
5 (100%) 1 vote